Forbes Uruguay
Timothy Springer, prof. de Harvard
Millonarios

A cuánto se disparó la fortuna del fundador de Morphic Holding y profesor de Harvard tras conocerse el acuerdo biotecnológico con Eli Lilly

Giacomo Tognini

Share

Las acciones de Morphic Holding, empresa biotecnológica de Massachusetts fundada por el inmunólogo de Harvard Timothy Springer, subieron un 75% el lunes después de que el gigante farmacéutico dijera que la adquiriría por 3.200 millones de dólares. Esto, por supuesto, impactó inmediatamente en la fortuna del académico.

08 Julio de 2024 18.45

El profesor de Harvard Timothy Springer saltó a los titulares por primera vez en 2020, cuando una empresa de biotecnología en la que había invertido -Moderna- se convirtió de repente en un nombre muy conocido gracias a sus vacunas Covid-19, desencadenando una subida de las acciones que lo hizo multimillonario. 

Ahora, está a punto de recibir una ganancia inesperada de nueve cifras gracias a la adquisición por parte del gigante farmacéutico Eli Lilly de Morphic Holding, una empresa biotecnológica que Springer fundó en 2014, por un valor de 3.200 millones de dólares.

Eli Lilly anunció el lunes que adquiriría la empresa con sede en Waltham, Massachusetts, por 57 dólares en efectivo por acción. 

Springer posee actualmente alrededor del 16% de las acciones de Morphic, lo que significa que recibirá unos 435 millones de dólares (antes de impuestos) cuando el acuerdo se cierre en el tercer trimestre de este año.

El anuncio provocó una subida del precio de las acciones de Morphic, a un 75% hasta 55,79 dólares a las 14:45 horas del este del lunes. El precio de venta también marca una ganancia del 280% para Springer desde que la firma salió a bolsa a 15 dólares la acción en julio de 2019. Forbes estima que su patrimonio neto es de 2.000 millones de dólares a partir del lunes por la tarde. Springer no quiso hacer comentarios sobre el tema.

Morphic está desarrollando fármacos orales que utilizan proteínas llamadas integrinas, que ayudan a las células a adherirse a otras células y a comunicarse con ellas. Las terapias de la empresa podrían tratar enfermedades autoinmunes y afecciones crónicas graves que van desde la enfermedad inflamatoria intestinal hasta el cáncer. 

Es esta investigación la que despertó el interés de Eli Lilly, en particular un inhibidor de molécula pequeña llamado MORF-057, que se encuentra actualmente en estudios de fase 2 para tratar la colitis ulcerosa y la Enfermedad de Crohn.

Picture background

"Los ensayos para la enfermedad inflamatoria intestinal son muy largos y siempre se pensó en un socio farmacéutico importante", declaró Springer a Endpoints News el lunes. "La oferta de Lilly fue inesperada. La empresa no se puso a la venta. Lilly sólo quería el programa MORF-057", concluyó.

Springer, de 76 años, se doctoró en biología molecular en 1976 y comenzó a dar clases en Harvard al año siguiente. Desde entonces llevó a cabo investigaciones pioneras. Su trabajo como inmunólogo le llevó a descubrir las integrinas y las moléculas asociadas a la función linfocitaria en los años 80, que constituyeron la base de una empresa de biotecnología, LeukoSite, que fundó en 1993. Springer la sacó a bolsa en 1998 y un año después la vendió a Millennium Pharmaceuticals por 635 millones de dólares, obteniendo 100 millones de dólares en acciones de Millennium.

"El rigor de mi ciencia se ve validado por el hecho de que los resultados que tengo en mi laboratorio pueden reproducirse en las empresas que fundé y convertirse en fármacos", declaró Springer a Forbes en 2020.

Además de Morphic y Moderna, Springer fundó o fue uno de los primeros inversores en al menos tres empresas de biotecnología que cotizan en bolsa, como la firma de terapia celular con ARN Cartesian Therapeutics, la de proteínas terapéuticas y anticuerpos Tectonic Therapeutic y Scholar Rock, que desarrollan terapias para enfermedades graves. Su trabajo sobre las integrinas también le valió el prestigioso premio Albert Lasker de Investigación Médica Básica en 2022 junto a otros dos científicos.

"En el caso de Scholar Rock y Morphic, soy fundador de esas empresas e ideé los conceptos para su creación como científico", declaró a Forbes en 2020. “Mi filosofía es invertir en lo que conoces, y yo soy un científico de corazón. Soy un inversor activo y también un científico muy riguroso”, agregó.

Morphic no fue la única victoria de Springer este año. Tectonic Therapeutic, que Springer cofundó en 2019, se fusionó con Avrobio, que cotiza en bolsa, en junio y también recaudó 131 millones de dólares en una colocación privada. Springer invirtió unos 19 millones de dólares en Tectonic en junio de 2022 y otros 42 millones en enero como parte de la fusión, lo que elevó su participación al 29%. Esa participación vale ahora unos 67 millones de dólares.

Apoyó por primera vez a Moderna, su mejor inversión hasta la fecha, en 2010, cuando puso unos 5 millones de dólares en la firma. Forbes estima que su participación en la empresa, que no se divulga públicamente, es de alrededor del 3%, y actualmente vale unos 1.400 millones de dólares

Además de sus inversiones, Springer es también un activo filántropo. Fundó el Instituto para la Innovación de Proteínas (IPI), una organización sin ánimo de lucro con sede en Boston centrada en la investigación de la ciencia de las proteínas, en 2017, y donó al menos 250 millones de dólares al instituto a lo largo de los años.

"Me gusta la inversión activa, pero también me gusta mucho la filantropía activa", declaró a Forbes en 2020. "Mi motivación detrás del IPI no es sólo ayudar a desarrollar nuevos anticuerpos fiables que los científicos de todo el mundo puedan utilizar para el descubrimiento biológico, sino también una nueva tecnología que simplemente permita hacer muchos más descubrimientos", completó.

Nota publicada por Forbes US

loading next article
10