Forbes Uruguay
Diego Marcone
Liderazgo

Disfrutar el camino para llegar a la meta: las claves de Diego Marcone para liderar Sofitel Montevideo

Irene Núñez

Share

El nuevo gerente general repasó sus inicios en el rubro hotelero y destacó la importancia de ser “un buen jefe”.

19 Junio de 2024 09.30

Si tuviera una máquina del tiempo, Diego Marcone volvería a sus inicios.

Repasaría cada momento de su etapa de “bellboy” en el hotel Sheraton de Pilar, Argentina, para disfrutarlo todavía más. Detenerse y apreciar el día a día es uno de los aprendizajes que ganó durante su carrera profesional, que hoy lo encuentra como gerente general de Sofitel Montevideo Casino Carrasco & Spa.

Sus primeros pasos en el rubro hotelero los dio cuando tenía 20 años.

Vivía en la casa de sus padres, estudiaba Turismo en la Universidad del Salvador y se quiso probar en el nuevo hotel de cinco estrellas que se había instalado en la ciudad.

“En el año 2000 abrió un Sheraton nuevo que era la fascinación de todos. Veía que varios de mis compañeros de la facultad entraban en distintas posiciones y yo, que ya tenía otro trabajo fuera del rubro, quise empezar a empaparme”, recordó.

Lo que inició con una prueba de uniforme, ese mismo día se convirtió en su primera experiencia en el área, con el cargo de “camarero de room service”.

Aunque tuvo un comienzo inesperado, “tormentoso” por los horarios y difícil por la falta de práctica en las tareas, también le enseñó la importancia de ser un jefe que escucha y entiende.

Diego Marcone
Diego Marcone

“A los 15 días de empezar ya no lo aguanté, porque tenía que estudiar y trabajar muchas horas. Tomé la valentía de acercarme al gerente general, que en ese momento sentía como una persona muy lejana, y contarle lo que pasaba. Me habló de una forma muy humana y me dijo: ok, recibite y volvé. A los dos años regresé a presentar mi currículum y lo encontré en el pasillo, me preguntó: ¿es contigo la entrevista? Estás adentro”, relató.

La empatía de ese primer líder se sumó a otras experiencias positivas que tuvo durante el resto de su trayectoria.

“Me han tocado muchos jefes que han sido como padres. Reconozco que en algún punto las generaciones viejas tenían enseñanzas más duras, con otros modos, entonces uno como jefe trata de moderarlas o de acompañarlas de una manera más humana”, explicó.

Para lograrlo, consideró Marcone, se necesita recorrer el camino con ambición, pero sin quemar etapas. “Creo que a cualquiera que arrancó su profesión desde abajo, en algún momento se da vuelta y ve todo lo que le tocó vivir. No hay que perder el sueño, el horizonte, pero sin desatender el camino, que es espectacular”.

 

*Este artículo fue publicado originalmente en Forbes UY del mes de Abril de 2024
 

loading next article
10